Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Consejos Para Tu Salud |

LA AVENA PARA LA PIEL QUE ES…

13La avena nutre la piel ya se trate de que agregues harina de avena y leche a un baño o muelas la avena y la mezcles con miel para preparar una máscara facial, este ingrediente le otorga a tu piel un brillo y una suavidad naturales.
Polisacáridos
La avena contiene polisacáridos, un tipo de hidrato de carbono complejo. Cuando los polisacáridos se mezclan con agua, se forma un gel. Este gel suaviza y nutre la piel. También la protege de la sequedad aun después de haberla retirado de tu rostro.
Agregar humedad
La avena contiene grasas sanas. Cuando entran en contacto con tu piel, estas grasas ayudan a agregar humedad para suavizar y reparar tu piel.
Barrera natural
Tu piel es la primera línea de defensa de tu cuerpo contra los contaminantes. La avena fortalece las defensas de tu piel para mejorar su desempeño.

15Limpieza suave
Las saponinas que contiene la avena ayudan a quitar la suciedad de tus poros. Este efecto, combinado con las propiedades humectantes que tiene la avena, le otorga a tu piel un suave brillo luego de una limpieza con avena.
Desde adentro hacia afuera
La avena no es solamente beneficiosa para tu piel como un tratamiento tópico. También ayuda a promover una piel sana como parte de tu dieta. La fibra que contiene ayuda a controlar la liberación de insulina, la captación de glucosa, y la buena regulación de la insulina hace que tu piel sea firme y sana.
La avena es excelente para tratar alergias tales como las que provocan algunos casos de psoriasis, la molesta urticaria y las picazones de la sarna. Puedes usarla también para combatir la dermatitis, los dolores reumáticos y también aplicarla en caso de quemaduras menores en forma de cataplasma.
Hace mucho tiempo que la humanidad conoce los valores nutritivos que la avena tiene para la piel. Este producto absorbe y elimina la suciedad y las impurezas de la superficie, limpia profundamente los poros e hidrata y suaviza nuestra epidermis. Existen algunas mascarillas de harina de avena que de manera natural y eficaz servirán como tratamiento cutáneo.

11Un consejo personal para tratar picazón, ardor y salpullido con la avena, es beber un vaso de avena 3 veces al día y tomar duchas con agua de avena.
Para tomar duchas con agua de avena lo que debes hacer es colocar 10 cucharadas de avena – de preferencia entera- dentro de una bolsita de tela y colocarla dentro de la bañera. Si no tienes bañera, poner a hervir 10 cucharadas de avena con aproximadamente 3 vasos de agua y luego la dejas enfriar. Tomas un pañuelo, lo impregnas del agua de avena y te lo pasas por todo el cuerpo, en especial por las zonas con picazón o donde tienes salpullido.
De entre los beneficios estéticos de la avena, podemos afirmar que los productos que contienen este ingrediente dejan la piel realmente brillante y al usarlos en mascarillas naturales, podemos blanquear, exfoliar e incluso rejuvenecer nuestra piel.
Al hacer mascarillas naturales con avena puedes incluso combatir el acné. Para hacer una mascarilla solo tienes que agregar a 5 cucharadas de avena, 1 cucharada de miel y una clara de huevo. Mezclas bien hasta tener una textura homogénea donde los elementos se hayan incorporado perfectamente y la aplicas en tu rostro en las áreas más problemáticas para luego retirarla con agua tibia.
Mascarilla de harina de avena
Esta es una mascarilla básica que sirve como un excelente exfoliante. Mezcla ¾ taza de avena seca con 1/3 taza de agua tibia hasta formar una pasta pegajosa y suave. Extiéndela con la yema de los dedos sobre hombros y rostro, protegiendo el área de los ojos. Luego recuéstate y relájate hasta que la máscara se seque.
Cuando sienta un poco de escozor, es hora de lavar con agua tibia y secar la piel con una toalla limpia. Aplica al final una crema hidratante para sellar.

14Mascarilla de avena con miel y limón
Con esta mascarilla la piel te quedará como seda. Calienta 3 cucharadas de miel (no demasiado caliente) y combina con 2 cucharadas de harina de avena y 1 de jugo de limón hasta formar una pasta homogénea, lo suficientemente espesa como para que se fije en la piel. Con los dedos cubre cara, hombros y cuello con ella, cuidando de dejar los ojos libres.
Relájate y deja que actúe por media hora. Luego lava con abundante agua tibia y termina sellando con una crema hidratante.
Máscara de avena con aloe vera y clara de huevo
Esta es una mascarilla ideal para las pieles grasas, ya que las deja suaves y humectadas. Basta pelar un pepino y cortarlo en trozos. Entonces se coloca en la batidora hasta formar un puré suave. Pásalo a un tazón y añade 2 cucharadas de harina de avena y una cucharada de gel de aloe vera. Mezcla todo bien. Bate en otro recipiente una clara de huevo y agrega a la pasta anterior. Remueve hasta que adquiera una consistencia suave y uniforme.
Extiende la pasta por la cara y el cuello y deja durante 15 o 20 minutos. Finalmente lava con agua abundante agua fría, seca y aplica una crema hidratante.

10Mascarilla de avena con huevo y aceite de oliva
Otra mascarilla básica de harina de avena, donde el huevo nutre y reafirma la piel, mientras el aceite de oliva la hidrata. Mezcla un huevo, media taza de avena y 2 cucharaditas de aceite de oliva extra virgen para obtener una pasta gruesa. Espárcela con suavidad por la cara y el cuello. Mantenla por 15-20 minutos.
Lava con agua fría y caliente alternativamente. Seca con una toalla limpia y aplica una crema hidratante.
Todos estos remedios serán muy útiles para mantener una piel saludable y hermosa. Solo escoge aquel que te sea más fácil de realizar y comienza regularmente a aplicar en tu cuerpo tomando unos minutos de relajación y reposo. Los efectos se notarán más pronto de lo que imaginas.